Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe

Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe

01(55)5118 0500 [ editar ]
6:00 a 19:00 de Lunes a domingo  [ editar ]
© wikipedia

Descubre

Guadalupe, el templo más visitado de la cristiandad. ¿Cómo es posible?

El templo más visitado de la cristiandad no es ni la Basílica de San Pedro en el Vaticano, ni ninguna de las imponentes catedrales europeas que han marcado la historia de occidente.  El primado corresponde a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, con unos veinte millones de peregrinos anuales,  más del doble de visitantes que los santuarios marianos más conocidos. 

La importancia de Guadalupe es tal que quien desconoce la historia de este templo y su mensaje no puede comprender la historia de México, e incluso del mismo continente americano. ¿Cómo es posible que haya sucedido algo así?

La historia comienza tras la conquista de México, en manos de Hernán Cortés, en diciembre de 1531, cuando, según cuenta la tradición guadalupana, la misma Virgen se apareció a uno de los primeros cristianos aztecas, el indígena Juan Diego Cuauhtlatoatzin, hoy declarado santo. 

Fue a inicios del mes de diciembre de 1532 cuando Juan Diego escuchó por primera vez, en el cerro del Tepeyac, una voz que le llamaba por su nombre mientras iba de camino a Misa. 

Al llegar a la cumbre del cerro, cuenta la tradición, vio a una Señora de una belleza sobrenatural, “vestida de sol”, quien le pidió construir en el cerro un templo para “mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los que me invoquen y en mí confíen”.

Juan Diego fue a hablar con el obispo, Juan de Zumárraga pero, según relata la crónica guadalupana, éste no le creyó. 

Tras numerosas y a veces dramáticas dificultades Juan Diego recibió, como cuenta la tradición, la Virgen se le volvió a aparecer para pedirle que subiera a la cumbre del cerro, donde encontró un rosal en flor (más propio de Castilla que de México). Cortó tantas rosas como pudo y las recogió en su tilma, el manto típico de los indígenas,para llevárselas al obispo, a modo de prueba.

Al reunirse con Zumárraga, Juan Diego abrió la tilma para mostrarle las flores. Cuando las rosas cayeron al piso, la tradición cuenta que en la tilma estaba ya impresa la imagen de la Virgen de Guadalupe que hoy se venera en la Basílica.  

Convencido, el obispo llevó la imagen a la Iglesia Mayor y construyó una ermita en el lugar que había señalado Juan Diego, donde posteriormente se construiría la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, construida entre 1695 y 1709.

La inestabilidad del terreno y los frecuentes terremotos que caracterizan a México pusieron en peligro el templo. Motivo por el cual entre  1974 y 1976, se construyó la moderna Basílica, que acoge la imagen de María.
 
Tras las apariciones de María, la evangelización de México, hasta ese momento muy complicada para los misioneros europeos, cambió radicalmente. En el rostro de María, impreso en la tilma, los mexicanos encontraron su identidad y consuelo en medio de los sufrimientos de la conquista.

Es la faz de una joven mestiza, una anticipación, pues en aquel momento todavía no había mestizos de esa edad en México.
 
María mostraba así cómo asumía el dolor de miles de niños, los primeros de una nueva raza, rechazados entonces tanto por los indios como por los conquistadores. 
 
El manto azul de la Virgen, salpicado de estrellas, es la “Tilma de Turquesa” con que se revestían los grandes señores aztecas, e indica la nobleza y la importancia del portador. 
 
Los rayos del sol circundan totalmente a la Guadalupana como para indicar que ella es su aurora. Esta joven doncella mexicana está embarazada de pocos meses, así lo indican el lazo negro que ajusta su cintura, el ligero abultamiento debajo de éste y la intensidad de los resplandores solares que aumenta a la altura del vientre. 

Su pie está apoyado sobre una luna negra, (símbolo del mal para los mexicanos) y el ángel que la sostiene con gesto severo, lleva abiertas sus alas de águila. De este modo, en la simbología indígena, la Virgen de Guadalupe se presentó ante sus hijos como la Madre del Creador y conservador de todo el universo; que viene a su pueblo porque quiere acogerlos a todos, indios y españoles, con un mismo amor de Madre. 
 
En estos casi quinientos años de historia los mexicanos han sentido como dirigidas a su corazón las palabras que pronunció María de Guadalupe a Juan Diego: “¿No estoy aquí yo, que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en donde se cruzan mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?”.
Más

Presentación [ editar ]

Es un edificio localizado al poniente del Atrio de las Américas y al sur del cerro del Tepeyac. El edificio fue construido a raíz de la necesidad de albergar a la imagen de la Virgen de Guadalupe y permitir el acceso de una mayor cantidad de peregrinos ya que la inestabilidad del antiguo templo lo había vuelto peligroso para su uso. El nuevo edificio fue diseñado por los arquitectos: José Luis Benlliure, Pedro Ramírez Vázquez, Alejandro Schoenhofer, fray Gabriel Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin. Su construcción comenzó en 1974 y terminó en 1976, inaugurándose el 12 de diciembre de ese año. De planta circular, el edificio fue construido con concreto armado para la estructura de la cubierta, y con láminas de cobre para el recubrimiento de la cubierta, las que al estar oxidadas le otorgan un característico color verde.

En 1980 Monseñor Schulemburg, último Abad de la basílica, le solicito a Pedro Medina Guzmán una pintura mural para el Sagrario, la cual fue terminada a finales del mismo año llamada "El don de la Resurrección". Así como los murales que se encuentran en las criptas con el tema de las apariciones de la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego.

Cuenta con siete accesos al frente sobre los cuales se encuentra una capilla abierta, desde la cual se puede celebrar misa a los presentes en el atrio, con cierta remembranza de los atrios del siglo XVI. Sobre esta capilla se encuentra una cruz monumental, y por sobre ésta y en la cima de la cubierta se encuentra un monograma de María con otra cruz en el centro. Para evitar los asentamientos del terreno registrados en los otros edificios circundantes, éste fue construido usando 344 pilotes de control, obra del ingeniero Manuel González Flores.

El hecho que el interior sea circular y libre de apoyos (es decir, auto-portante) hace posible que la imagen de la Virgen de Guadalupe se pueda apreciar desde todos los puntos interiores de la basílica. Dicha imagen se encuentra detrás del altar, bajo una cruz de importantes dimensiones, en un muro con acabado similar al plafón. Para una mejor visibilidad de la imagen, se ha construido una pasarela por debajo del altar con bandas transportadoras, que permite que los visitantes la puedan apreciar de la mejor forma posible. El altar tiene un acabado diferente, realizado en mármol y está a varios niveles sobre la asamblea, con el objetivo de resaltar ese sector de la planta.

Más

Imágenes [ editar ]

© wikipedia

Oración de este lugar santo

Oración del Vaticano a la Virgen de Guadalupe por los pueblos de América

(Compuesta por la Comisión Pontificia para América Latina)

 

Virgen María de Guadalupe,

Madre del verdadero Dios por quien se vive.

En San Juan Diego, el más pequeño de tus hijos,

Tú dices hoy a los pueblos de América Latina:

‘¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?

¿No estás bajo mi sombra?

¿No estás por ventura en mi regazo?’

Por eso nosotros con profundo agradecimiento

reconocemos a través de los siglos

todas las muestras de tu amor maternal,

tu constante auxilio, compasión y defensa

de los moradores de nuestras tierras,

de los pobres y sencillos de corazón.

Con esta certeza filial,

acudimos a ti, para pedirte,

que así como ayer vuelvas a darnos a tu Divino Hijo,

porque sólo en el encuentro con Él

se renueva la existencia personal

y se abre el camino para la edificación de una

sociedad justa y fraterna.

A ti, ‘Misionera Celeste del Nuevo Mundo’,

que eres el rostro mestizo de América

y luminosamente manifiestas su identidad, unidad y originalidad,

confiamos el destino de nuestros Pueblos.

A ti, Pedagoga del Evangelio de Cristo,

Estrella de la Nueva Evangelización,

consagramos la labor misionera

del Pueblo de Dios peregrino en América Latina.

¡Oh Dulce Señora!,

¡Oh Madre Nuestra!,

¡Oh siempre Virgen María!

¡Tu presencia nos hace hermanos!

Acoge con amor esta súplica de tus hijos

y bendice esta amada tierra tuya

con los dones de la reconciliación y la paz.

Amén.

Santa Misa [ editar ]

Horario de la Santa Misa

De Lunes a Domingo 
06:00 hrs.
07:00 hrs.
07:45 hrs.
08:30 hrs. Laudes
09:00 hrs. Misa Coral
10:00 hrs.
11:00 hrs.
12:00 hrs.

13:00 hrs.
14:00 hrs.
15:00 hrs.
16:00 hrs.
17:00 hrs. Rezo del Santo Rosario de lunes a jueves
18:00 hrs.
19:00 hrs.
20:00 hrs.


Reseñas

Comparte y haz que descubran este increíble lugar